Información de Panamá - Historia

La primitiva población indígena estaba formada por los caribes, al E., los chocoes, al S., y los chibchas, que ocupaban las tierras altas del Oeste. Rodrigo de Bastidas (1501), procedente de Venezuela, fue le primer europeo que recorrió la costa panameña. En su cuarto viaje, Colón (1502) desembarcó en el puerto natural de Portobelo, costeó la parte occidental del istmo, a la que llamó Veraguas, e intentó establecer en ella una colonia (Santa María de Belén), que tuvo que ser abandonada.

En 1510 Diego de Nicuesa se estableció en Nombre de Dios, y Vasco Núñez de Balboa, con los restos de la expedición de Ojeda, fundó Santa María de la Antigua de Darién, la primera población permanente sobre el continente americano, en la que se integraron en 1511 los restos de la expedición de Nicuesa. Balboa, nombrado alcalde mayor de Darién por los vecinos de la misma, realizó una serie de exploraciones y descubrió (1513) el océano Pacífico. En 1514 llegó Pedrarias Dávila, nombrado por Fernando el Católico gobernador de Castilla de Oro, quien inició la colonización del istmo, fundó Panamá (1519) y Natá (1520) y construyó un camino entre Nombre de Dios y Panamá. La región del istmo se convirtió pronto en camino de paso de la corriente colonizadora y base de las expediciones a la costa occidental americana.

A partir de 1538 la Real Audiencia de Panamá funcionó como órgano judicial y de gobierno. Con la explotación de los metales preciosos del Perú, el istmo se convirtió en una ruta comercial de primera importancia. Hacia el mes de julio, la flota de las Indias llegaba a Nombre de Dios, cuyo puerto registró en la década de 1531-40 un tráfico de 10,000 toneladas, y en la de 1561-70 de 100,000. Desde Nombre de Dios los mercaderes indianos transportaban las mercancías de los galeones hasta Panamá, en donde las embarcaban hacia los puerto de Perú, obteniendo beneficios del 300% sobre su valor de origen. En 1593 Portobelo sustituyó a Nombre de Dios como puerto de escala de la flota y conservó durante la primera mitad del siglo XVII un tráfico de 100,000 toneladas por década.

Desde el siglo XVI las ciudades panameñas sufrieron ataques sistemáticos de filibusteros franceses, holandeses e ingleses (Drake en 1572, Morgan en 1671), y de 1739 a 1742 Portobelo fue ocupada por el almirante británico Vernon. El contrabando inglés, con su centro en Nata, fue siempre muy activo. También hubo frecuentes sublevaciones indias, especialmente en la zona del Darién. De 1718 a 1722 Panamá perdió su Audiencia y fue incorporada al virreinato de Perú; en 1739 la Audiencia fue colocada bajo jurisdicción del virreinato de Nueva Granada y en 1751 fue suprimida definitivamente. Al mismo tiempo, la pérdida del monopolio de las antiguas rutas comerciales disminuyó la importancia del istmo.

Las primeras manifestaciones revolucionarias no se produjeron hasta 1819, cuando se fundó en la capital el primer club patriótico del país. En 1821 Panamá proclamó su independencia y se federó a la República de la Gran Colombia. Al disolverse ésta (1830), permaneció unida a Colombia, aunque hubo algunos intentos secesionistas; en 1840 llegó a proclamarse independiente por algunos meses.

La importancia del istmo como camino de paso entre el Atlántico y el Pacífico se revalorizó con la colonización de Oregón y el descubrimiento de oro en California (1848). El capitalismo estadounidense construyó el ferrocarril Panameño (1848-55) y empezó a interesarse por la construcción de un canal transoceánico.

Cuando el Senado colombiano se negó a aceptar el Tratado Hay-Herrán (1903) por considerarlo atentatorio contra la soberanía del país, los EE.UU. promovieron un movimiento separatista, con la intervención del ejército estadounidense, que proclamó a Panamá república independiente (3 de noviembre de 1903). A los pocos días se firmaba, sin conocimiento del pueblo panameño, un tratado que cedió a los EE.UU. la soberanía sobre más de 1,500 km^2 de territorio nacional, donde se encontraban las ciudades principales, y les dio, además, la facultad de intervenir en los asuntos internos panameños. La United Fruit se convirtió pronto en el mayor propietario agrícola del país y controló las pocas líneas ferroviarias que no quedaron en la Zona del Canal. Para defender sus intereses, los Estados Unidos ocuparon el país en 1908, 1917 y 1918, estimulando con ello la formación de una fuerte conciencia nacionalista.

Las primeras manifestaciones revolucionarias no se produjeron hasta 1819, cuando se fundó en la capital el primer club patriótico del país. En 1821 Panamá proclamó su independencia y se federó a la República de la Gran Colombia. Al disolverse ésta (1830), permaneció unida a Colombia, aunque hubo algunos intentos secesionistas; en 1840 llegó a proclamarse independiente por algunos meses.

La importancia del istmo como camino de paso entre el Atlántico y el Pacífico se revalorizó con la colonización de Oregón y el descubrimiento de oro en California (1848). El capitalismo estadounidense construyó el ferrocarril Panameño (1848-55) y empezó a interesarse por la construcción de un canal transoceánico.

Cuando el Senado colombiano se negó a aceptar el Tratado Hay-Herrán (1903) por considerarlo atentatorio contra la soberanía del país, los EE.UU. promovieron un movimiento separatista, con la intervención del ejército estadounidense, que proclamó a Panamá república independiente (3 de noviembre de 1903). A los pocos días se firmaba, sin conocimiento del pueblo panameño, un tratado que cedió a los EE.UU. la soberanía sobre más de 1,500 km^2 de territorio nacional, donde se encontraban las ciudades principales, y les dio, además, la facultad de intervenir en los asuntos internos panameños. La United Fruit se convirtió pronto en el mayor propietario agrícola del país y controló las pocas líneas ferroviarias que no quedaron en la Zona del Canal. Para defender sus intereses, los Estados Unidos ocuparon el país en 1908, 1917 y 1918, estimulando con ello la formación de una fuerte conciencia nacionalista.

 

 

Copyright © Somos Panamá 1998 - 2005